domingo, junio 22, 2014

Resumen: SEGUIMIENTO A LA ACTIVIDAD DE LOS CONSEJOS LOCALES DE PLANIFICACIÓN PÚBLICA (TRIMESTRE ENERO-MARZO 2014)

INTRODUCCIÓN

El presente informe muestra una primera visión de la actividad institucional realizada en el país
por los Consejos Locales de Planificación Pública (CLPP), durante el lapso Enero-Marzo 2014. El
informe  está elaborado  con  datos  obtenidos  de  la prensa  nacional  y  regional; tanto  de medios
impresos  como  de  medios  digitales  y,  es  parte  del  Programa  de  Apoyo  a  la  Gestión  de  los
Gobiernos Municipales de la Unidad (PAGG-M).

El  PAGG-M  es  parte  de  la  Unidad  Técnica  de  la  Mesa  de  la  Unidad  Democrática  (MUD).
El programa  tiene  como  objetivo  principal  servir  como  plataforma  de  apoyo  y  como  un
complemento  a  los  esfuerzos  que  cada  gobierno  de  la  unidad  desarrolle  en  su  municipio
correspondiente. El PAGG-M posee varias líneas de acción, de acuerdo a las competencias de
los  municipios  como  entidades  político-territoriales;  tales  como:  agua, desechos sólidos,
protección social, transporte, tributación y finanzas municipales y participación ciudadana; entre
otras.

La participación ciudadana constituye un eje transversal en la gestión pública local de acuerdo al
marco constitucional y a las leyes que norman su competencia. La participación está presente en
los cuatro componentes funcionales del poder público municipal como lo son: la función ejecutiva,
la función legislativa en la planificación del municipio y en la función de control. En ese contexto,
se  ubican  los  Consejos  Locales  de  Planificación  Pública  como  órganos  consagrados  en  la  Carta
Magna  (artículo  182)  para  que  la  ciudadanía  participe  en  la  gestión  pública  local.  Además,  los
Consejos Locales de Planificación Pública son reconocidos por la Ley Orgánica del Poder Público
Municipal (LOPPM) y poseen su propia ley.

El  seguimiento  de  la  actividad  de  los  CLPP,  constituye  un  indicador  relevante  del  desarrollo  y
tratamiento  de  la  participación  ciudadana  en  los  municipios  venezolanos.  Si  bien,  la  cobertura
informativa de los CLPP en los medios (impresos o digitales) es generalmente incompleta para el  presente reporte se logró obtener datos sobre la actividad de veintidós (22) Consejos Locales de
Planificación  Pública  ubicados  en  diez  (10)  entidades  federales.  Y  aunque  estos  veintidós  (22)
CLPP, constituyen apenas el 7% del total nacional, la información recabada nos muestra una visión
preliminar muy valiosa sobre la gestión de esas entidades.

El presente documento tiene transcritas notas referidas a dos aspectos de los CLPP, como son: el
Desarrollo  Institucional  y  la  aprobación  de  recursos  para  la  inversión  en  sus  respectivas
localidades.



INFORMACIONES RECOGIDAS EN MATERIA DE DESARROLLO INSTITUCIONAL

En  materia  de  desarrollo  institucional  la  actividad  de  los  CLPP  -en  su  amplia  mayoría-,  estuvo
focalizada  en  los  procesos  de  instalación  o  juramentación  de  sus  integrantes;  tanto  en  su
componente burocrático de apoyo (Sala Técnica, Secretaría) como en su componente sustantivo
(vicepresidencias,  voceros).  Cabe  agregar  que  se  registraron  dos  (2)  casos  de  sesgos  negativos
referidos  al  funcionamiento  de  los  CLPP  pertenecientes  a  los  municipios  Anaco  (Anzoátegui)  y
Libertador (DMC). Veamos algunos ejemplos de la actividad institucional.

  El  Municipio  Chacao  realizó  el  acto  de instalación  del  Consejo  Local  de  Planificación
Pública (CLPP), donde el alcalde Ramón Muchacho fue juramentado como presidente de
ese organismo y los nuevos concejales como consejeros de esa instancia local.

  También  el  Municipio  Carrizal  del  estado  Miranda  instaló  su  CLPP,  con  presencia  del
alcalde reelecto José Luis Rodríguez; en el acto estuvieron presentes los representantes
del área vecinal y de los sectores transporte, cultura, salud y educación.

  En  el  municipio  El  Hatillo  se  conformó  una  comisión  para  estudiar  los  procedimientos
legales  adecuados  para  la  nueva  elección  de  los  nuevos  consejeros  vecinales  de  ese
organismo a partir del mes junio.

  En  el  Municipio  Girardot,  el  alcalde  Pedro  Bastidas,  fue  ratificado  como  presidente  del
Consejo Local de Planificación Pública (CLPP), del mismo modo fueron juramentados los 11
concejales de la jurisdicción como nuevos miembros del CLPP, junto a los 25 consejeros y
consejeras  de  la  sociedad organizada. También  fueron  juramentados Wigberto  Socorro,
como Vicepresidente; Alirio Morán como Secretario y José Borges, como Coordinador (e)
de la Sala Técnica de ese organismo.

  En el estado Trujillo fueron instalados los Consejos Locales de Planificación Pública de los
Municipios de Escuque y de Valera. En esa misma entidad federal el CLPP del Municipio
Boconó hizo un llamado a la actualización de los consejos comunales de su localidad. Un
comentario adicional fue la polémica desatada alrededor de la gestión del CLPP de Valera
por las posiciones asumidas por representantes del PSUV en esa instancia.

  En el estado Anzoátegui fue instalado el CLPP del Municipio Simón Bolívar (Barcelona), con
la  presencia  del  alcalde  Guillermo Martínez,  los concejales y  los representantes  de  las
comunidades. También en el estado Anzoátegui, en el Municipio Anaco, según denuncia
formulada por Petra Tovar, vocera de la comuna “Zamora Vive”, que agrupa a 15 entes                               comunitarios de la zona rural del municipio Anaco, el CLPP tiene su período desde hace
nueve meses.

  Por otra parte, según consejeros del CLPP del Municipio Bolivariano Libertador, ubicado en
el  Distrito  Metropolitano de  Caracas (DMC), el  alcalde  Jorge  Rodríguez  estaría  evitando
llamar a sesiones a esa instancia.

  Por  último,  el  alcalde  José  Machín,  cumplió  y  presidió  la  primera  sesión  del  CLPP  del
Municipio Barinas donde se juramentaron los nuevos integrantes y el Vicepresidente y la
Secretaria de ese organismo.

  El CLPP del Municipio Vargas, según la nota informativa obtenida, en una decisión poco
clara decidió “ratificar” a todos sus integrantes anteriores.

INFORMACIONES OBTENIDAS EN MATERIA DE INVERSIÓN MUNICIPAL

El  segundo  bloque  de  informaciones se  focalizó  en  la  aprobación  de  planes  y/o  proyectos
específicos  para  la  inversión  local. La aprobación de planes y proyectos se corresponde con el
cumplimiento de una de las funciones típicas de los CLPP como son: la  formulación del presupuesto  de inversión  municipal  y/o la elaboración planes y  proyectos destinados a las comunidades de sus respectivos municipios.

Veamos algunos detalles de la acción de los CLPP en esta materia.

 El alcalde Gustavo Marcano presentó ante el CLPP del Municipio Urbaneja (Anzoátegui) un
proyecto “Especial Socio-ecológico para el Drenaje y Descontaminación de la Laguna de
Rómulo Gallegos” por un monto de 136 millones de bolívares. Por el contrario, el CLPP del
Municipio Guanipa, del mismo estado Anzoátegui denunciaba la insuficiencia de recursos
para la culminación de siete (7) obras de infraestructura comunitaria. Por otra parte, el
Municipio Guanta, el Presidente del CLPP, alcalde Jhonnathan Marín, anunció la asignación
de 20 millones de bolívares del Fondo de Compensación Interterritorial, para proyectos de
inversión en el municipio.

 El  CLPP del Municipio Valencia aprobó el Plan de Inversión Municipal del año 2014
presentado por el alcalde Miguel Cocchiola. El monto del PIM ascendió a 191 millones 562
mil 361 bolívares que serían invertidos en obras de infraestructura. En ese mismo estado
el CLPP del Municipio Libertador también aprobó su Plan de Inversión Municipal para el
ejercicio fiscal de 2014.

En el estado Trujillo los CLPP de los municipios Candelaria y de Escuque aprobaron su Plan
de Inversión Municipal. En el caso del Municipio Candelaria la inversión aprobada ascendió
a  20  millones  de  bolívares;  mientras  que  en  el  Municipio  Escuque,  el  alcalde  Manuel
Márquez, la aprobación mediante el consenso del Plan de Inversión Municipal, así como
también  la  necesaria  incorporación  de  las  comunidades  a  la  ejecución  de  las  obras
contendidas en el referido plan.

  En la misma región andina el CLPP del Municipio Alberto Adriani, del estado Mérida se
aprobaron recursos por un monto de 25 millones de bolívares para inversión en proyectos
comunitarios.

  En  el  estado  Miranda,  específicamente  en  el  Municipio  Urdaneta,   la  alcaldesa  Adyaniz
Noguera, sometió a la consideración del CLPP para su aprobación 11 proyectos aprobados
dentro del Plan de Inversión para el ejercicio fiscal del año 2014. Lo proyectos aprobados
serían  de  alumbrado  público,  vialidad  y  recolección  de  desechos  sólidos.  Un  dato
interesante fue el anuncio de la Presidenta del CLPP de Urdaneta de la transferencia de
competencias de servicios básicos a las comunidades de las parroquias de Cúa y Nueva
Cúa.

  Una última nota de prensa registrada fue del alcalde David Smolansky, presidente del CLPP
del Municipio El Hatillo, quien presentó para la aprobación de ese organismo los proyectos
del plan de inversión municipal 2014. En la sesión del CLPP se aprobó que los proyectos
aprobados serían informados a las comunidades mediante asambleas de ciudadanos.

  En su primera sesión del año del CLPP del Municipio Vargas, el alcalde Alcalá Cordones,
presentó  el  plan  de  inversión  cuyas  obras  alcanzaron  un  monto  aproximado  de  1009
millones  de  bolívares.  Un  dato  que  recoge  la  nota  de  prensa,  está  referido  a  la
“construcción  del  estado  comunal”  que  plantea  impulsar  el  alcalde  oficialista  en  dicha
entidad.

Jesús Elorza: Comuna y deporte (Noticiero Digital)


20 Junio, 2014
El perfil autoritario e intervencionista del gobierno bolivariano en materia deportiva, comenzó a mostrarse con la firma del Convenio con Cuba en el año 2002 que implicó la traída al país de más de 10.000 “entrenadores” deportivos para el desarrollo del Programa Barrio Adentro Deportivo y el fortalecimiento de los Consejos Comunales.
A partir de ese momento, se desarrolla una intolerancia ideológica del régimen en el sector deportivo que fue consolidándose con la aprobación de la Ley Orgánica de los Consejos Comunales en el 2009 y la Ley Orgánica de las Comunas en el 2010.
La etapa final del proceso totalitario en el sector deportivo, esta contenido en la Ley Orgánica de la Actividad Física y el Deporte aprobada en el 2011, cuyo articulado brinda un marco legal para transformar al sector en un régimen autocrático, centralista, antidemocrático y totalitario fundamentado en La Comuna.
Los principios rectores contemplados en el referido texto jurídico son:
- El dogma, según el cual el Estado Revolucionario debe controlar todos los aspectos de la vida ciudadana. Eliminando de hecho, los derechos a la libre asociación, la autonomía de las organizaciones, la libertad de empresa y la propiedad privada.
- Acabar con la descentralización del sector. El deporte será centralizado y dirigido únicamente por el “Sistema Nacional de la Actividad Física y Deportiva”
- La modificación estructural de la Organización Deportiva Nacional al establecer como Unidad Básica del Sistema a los Comité de Deporte y Recreación de los Consejos Comunales. Lo que va a permitir el control de las asociaciones y Federaciones.
- La incorporación de la “Ética Socialista” como uno de los principios fundamentales para la promoción, organización y administración del deporte, la actividad física y la educación física. Este hecho es naturaleza anticonstitucional por que pretende promover a través del deporte un sistema social no contemplado en nuestra Carta Magna.
- Transferir a los Consejos Comunales y a las Comunas, la administración directa del servicio público deportivo prestado por los municipios y los estados. Lo que significaría en la práctica la liquidación de los Institutos o Fundaciones que a nivel regional y municipal son los encargados de dirigir las actividades deportivas.
- El establecimiento de un Fondo Nacional Para el Deporte con el objetivo único de arremeter contra la economía privada a través de tasas impositivas y cuya millonaria recaudación será administrada unilateralmente por el Ministro del Deporte.
Amparados, en el principio de “La Propiedad Social de los Medios de Producción” contemplado en la Ley de las Comunas, sin lugar a dudas, se procederá a la eliminación del Deporte Profesional…no debe extrañar que por ejemplo los equipos de béisbol adquieran una nueva revolucionaria nomenclatura “UBCH Leones del Caracas o Águila no caza moscas del Zulia”
Solo queda como materia pendiente, para ser incorporado en el corto plazo, un articulado en donde se establezca que “Para ser atleta, entrenador o dirigente deportivo hay que estar inscrito OBLIGATORIAMENTE en el Partido Único de la Revolución…..al final, la comuna será como una dictadura.

Venezuela instalará Consejo Nacional de Movimientos Sociales

El primer Encuentro de Movimientos Sociales que efectúa la capital venezolana para la construcción del gobierno comunal, concluye este domingo con la discusión de las estrategias de enlace entre la organización popular y el Estado venezolano.
El objetivo es instalar el Consejo Nacional de Movimientos Sociales, instancia que impulsará las propuestas de las comunas.
El encuentro cuenta con la participación del ministro de Comunas y Protección Social, Reinaldo Iurriza, y en el acto se expondrá el trabajo de discusión desarrollado desde el viernes y las conclusiones para aportar a la construcción del modelo socioproductivo de la revolución.
Los asistentes intercambiaron experiencias en el diseño de políticas públicas por y para el desarrollo de los movimientos sociales, refirió una nota de prensa del Ministerio de Comunas.
La discusión abarcó la vinculación de los movimientos sociales con el campo socioproductivo, su papel en la construcción de la justicia y la paz comunal, la articulación con las instancias del pueblo organizado o Poder Popular y su rol frente a la comunicación alternativa comunal.
El pasado 17 de mayo, durante el Encuentro Nacional de Comuneros y Comuneras que se efectuó en el Poliedro de Caracas, el presidente de la República, Nicolás Maduro, destacó la necesidad de instalar el Consejo Nacional de Movimientos Sociales.
Venezuela cuenta con 632 comunas registradas en todo el país. El Ejecutivo Nacional tiene como meta la construcción y consolidación de tres mil comunas en el territorio nacional, para avanzar en la construcción del socialismo.
teleSUR-AVN/KP

Alfredo Ramos: “Consejos comunales tienen que rendir cuentas sobre obras inconclusas”

Caracas, 21 de junio – Nota de Prensa).- El alcalde del municipio Iribarren, Alfredo Ramos, en sus acostumbradas caminatas por los sectores más populares de Iribarren exhortó a los consejos comunales que rindan cuenta de de los dineros entregados para mejorar la ciudad.
“Hemos revisado las obras que tenían que culminar los consejos comunales desde hace cinco años y solamente se culminó el 10% (…) algo verdaderamente alarmante. ¿Para dónde se fue ese dinero que sobrepasa los 100 millones de bolívares?” se preguntó.
En ese sentido, el burgomaestre municipal indicó que la instalación del consejo local de planificación pública (CLPP) se hizo con todas las de la ley. “Quienes no han modificado la ordenanza son los concejales que sabían que tenían que estar vigente (…) ellos en cinco años apenas aprobaron 43 proyectos que no fueron terminados en su totalidad, nosotros con un sola sesión hemos aprobado más de 40 para el beneficio de todas las parroquias” aclaró Ramos.
Sin embargo, la máxima autoridad del municipio acotó que falta mucho por hacer debido a los grandes destrozos que dejó la anterior gestión pero, a su vez prometió ir a todas las parroquias para conocer de cerca sus problemáticas. “Como lo prometí en campaña lo cumplo en gestión todas las semanas estamos realizando caminatas por los barrios y caseríos de Iribarren para constatar las necesidades de nuestra gente (…) damos respuesta inmediata a muchas de las necesidades como la entrega de colchones anti escaras, sillas de ruedas, literas, bastones, muletas, farmatickets, y operaciones para aquellos que no tienen posibilidad de cubrirlas” informó.
Estas declaraciones las ofreció el alcalde en medio de una caminata realizada en el sector Simón Rodríguez donde acompañado por su gabinete iban casa por casa conociendo y atendiendo el llamado de las personas que les indicaban sus problemas individuales y colectivas en medio de una asamblea de ciudadanos donde la mayor demanda era el asfaltado de la zona.

domingo, mayo 18, 2014

La urbe que se estancó en el tiempo

Expertos creen que Caracas debe reestructurarse con la visión de todos, luego de tres lustros en los que no se le han hecho inversiones sustanciales.
imageRotate
Red de drenajes de Caracas tiene capacidad para 800 mil personas (Venancio Alcázares)
JORGE HERNÁNDEZ |  EL UNIVERSAL
domingo 18 de mayo de 2014  01:11 PM
Caracas.- En los últimos quince años Caracas se quedó paralizada en el tiempo.  Esta urbe donde la gente evita salir de noche por la inseguridad, está rodeada de invasiones, transporte público de baja calidad, vías y aceras rotas con botes de aguas negras y blancas en tiempos de racionamiento, hospitales dañados, comercios cerrados, colas para conseguir alimentos, y espacios públicos convertidos en basureros o estacionamiento de motos, afirma Miguel González Marregot, especialista en gerencia pública.

Ante una ciudad estancada en el tiempo Marregot plantea que sus habitantes necesitan "una Caracas planificada y concertada".  "Es necesaria una ciudad con visión de modernización de mediano a largo plazo en servicios, crecimiento demográfico y aspectos financieros y legales", indica.

Es ejecutar un plan integrador que combine lo técnico y lo gubernamental con las visiones comunitarias, de comerciantes y sector industrial, analiza Marregot, experto en participación ciudadana y profesor de este postgrado en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).

"Todos tenemos que hacer seguimiento y contraloría a las políticas ciudadanas. Luego está un elemento legal, el Área Metropolitana requiere una revisión integral de su marco normativo. También hay que rescatar la Alcaldía Metropolitana para avanzar en el desarrollo urbanístico integral, y hacer un gran encuentro que incluya a todos los sectores solo con el fin de acordar las bases para construir la ciudad humana, sostenible y sustentable que necesitamos", afirma.

Guillermo Chirinos, experto en políticas públicas y profesor de esta cátedra en la Universidad Central de Venezuela, explica que con alrededor de 400 invasiones de terrenos y edificios Caracas en 15 años, según cifras oficiales, la capital se estancó en un patrón de desorden en la construcción de viviendas que rebosó cualquier intento de planificación urbana sostenible en el tiempo.

"Las invasiones promovidas por diferentes movimientos de pobladores en terrenos privados y públicos, sin considerar las mejoras en los servicios, generó que la vivienda sea insuficiente e ineficaz. Encima el sector privado de la construcción fue atacado por el Gobierno y hoy su gestión es casi nula", destaca Chirinos.

Marregot cuestiona además la manera como se construyeron al menos 200 edificios de la Misión Vivienda. "Muy cerrados y con escasa ventilación e iluminación. Hacen uso inadecuado de los recursos públicos".

También difiere del desarrollo desigual de algunas aceras y abandono de la mayoría de estas, y la ausencia de proyectos para optimizar los hospitales, parques, transporte, seguridad, vialidad, drenajes y servicio de agua en los cinco municipios. "Tenemos un gobierno inadecuado para afrontar esa agenda con problemas, su diagnóstico, y un programa de acciones y ejecución de políticas. Eso dificulta el desarrollo adecuado o coherente de Caracas", concluye.

Aseguran que comunas violan aspectos básicos de la Ley

Existen oficialmente 1.400 comunas, y su funcionamiento no ha sido verificado

imageRotate
Chirino, Santana, Ecarri y González recomendaron la reconstrucción del país con planificación y elección de líderes vecinales VICENTE CORREALE
JORGE HERNÁNDEZ |  EL UNIVERSAL
viernes 25 de abril de 2014  12:00 AM
"Hay que rescatar las parroquias y la elección legítima de sus líderes porque en el país se dio un golpe de Estado a la elección municipal. Con ello recuperaremos los consejos locales y parroquiales de planificación para salir de la crisis social y económica del país. Cada municipio debe trabajar en función de eso para reconstruirlo", recomendó Miguel González Marregot, experto en gerencia pública, durante el Coloquio Poder Municipal Vs. Estado Comunal, organizado por la Escuela de Ciudadanos en la urbanización El Marqués.

González aseguró que la mayoría de las comunas creadas en la Gran Caracas y resto del país no cumplieron con los pasos legales establecidos en la ley aprobada en 2010 y por lo tanto "carecen de representatividad". "Según cifras oficiales existen 1.400 comunas, algunas recibieron recursos sin garantía de eficiencia ni resultados en cada comunidad".

Señaló que el Ejecutivo desvía recursos de gobiernos locales legítimamente electos para armar un Poder Comunal ilegal porque eso no está contemplado en la Constitución Nacional. "La ciudadanía no está obligada a cumplir el mandato comunal porque está fuera de la Carta Magna", dijo González.

Planteó que en muchos casos los integrantes de comunas y consejos comunales son personas desconocidas en cada sector. "Eso ocurre cuando no son electas y eso es lo que debería hacerse, como ocurría con las juntas parroquiales en cada municipio de Caracas. Este tipo de organizaciones debe someterse al ordenamiento municipal vigente".

Rodríguez agregó que las comunas "no reflejan en lo absoluto" una visión democrática de la expresión del Poder Popular en la ciudad.

En el evento también participaron Elías Santana, director de la Escuela de Ciudadanos, César David Chirino (politólogo), Carmelo Ecarri (experto en políticas públicas), Nelson Freites (sociólogo) y Omar Vásquez (arquitecto). "Nuestra Constitución avala el Poder Municipal que genera sus ingresos propios", dijo Santana.

Destacó que los consejos comunales solo vienen de un instrumento jurídico, pero no son el resultado de una maduración de las organizaciones civiles. "El Poder Comunal es una apuesta de carácter económico, político y de división territorial", expresó Santana.

Mientras que Ecarri señaló que el "Poder Comunal carece de estructura, funcionamiento y ejecución económica".

"Esta ingobernabilidad supone la eliminación de mercados y de la propiedad privada. Desconoce la especialización del trabajo y destruye el aparato productivo nacional. El consejo comunal es una especie de asociación de vecinos repotenciada, pero con poca capacidad para captar recursos y ejecutar obras en materia de seguridad, salud, educación y en el desarrollo de los servicios públicos", alertó Ecarri.

El experto instó a cada vecino, Gobierno y organización civil a volver a concebir la parroquia como área primaria de planificación, y crear ciudades con gobiernos metropolitanos para integrar y desarrollar los municipios. Esa postura también fue compartida por el sociólogo Nelson Freites, quien vía Skype reiteró que la comuna no goza de autonomía financiera ni política, solo se adapta a esta última.

sábado, mayo 03, 2014

Fausto Maso: Unidad, mayoría e insultos suicidas

Los venezolanos reconocen que este gobierno como el de Chávez nos lleva a la ruina, anhelan una salida a una situación insoportable y al final apoyarían hasta la intervención militar, el alzamiento, o la conmoción social, aunque no lo confiesen en una encuesta. Esta postura explicable pero equivocada la provoca deliberadamente el mismo gobierno con su discurso: Chávez en especial era un maestro en dividir y desestabilizar a la oposición, llevarla al suicidio. Reaccionar ciegamente ha llevado a la oposición a derrotas sucesivas y hace que algunos le hagan a los dirigentes de la MUD ataques canallescos, amparados en el anonimato de las redes sociales: tiran la piedra y esconden la mano desde la comodidad de Miami, mientras niegan la realidad: nunca han creído que el chavismo haya sido mayoría en muchas elecciones, porque confunden el círculo de personas que lo rodean con la opinión internacional y nacional.
Ayer, a Chávez le entregaron las asambleas y las gobernaciones, cuando se dijo que votar era un escándalo con un CNE controlado por el chavismo, se defendió a unos militares que ocupaban la plaza Altamira, se apoyó una huelga general suicida. La desesperación es mala consejera y la indignación promueve la peor política, igual que creer en  soluciones mágicas, pensar que cerrar todos los caminos electorales, declararse en rebeldía, provocará la caída de Maduro, cuando lo probable es que lo fortalezca y haga que los chavistas se unan, aunque representen solo que una minoría armada.
No todos los venezolanos rechazan a este gobierno y hasta hace poco una mayoría respaldaba al difunto Chávez, lo que ya no sucede con Nicolás Maduro. Es una tontería permitirle que se coloque como defensor de las instituciones, y situar a la oposición en el terreno del golpismo. Una intervención militar no se precipita porque se pida, al contrario: en la actualidad nos dirigimos a la descomposición del chavismo y del gobierno.
No haber asistido al diálogo hubiera legitimado a Nicolás Maduro internacionalmente, los países han seguido en guerra civil mientras conversaban las partes en conflicto. El diálogo divide a los chavistas como lo escriben en la web, los coloca en el dilema de reconocer de hecho a las empresas capitalistas y al fracaso de las estatizaciones.
La meta es reducir el apoyo al chavismo a la mínima expresión, volver a la oposición una franca mayoría incluso en las zonas populares, lo que ya comienza a ocurrir. A los que no les gusta la MUD  debieran proponer otro tipo de unidad, con tal que esté dispuesto a respetar esta nueva organización, a no dedicarse a socavarla como ha ocurrido con la MUD, cuya actuación electoral ha sido exitosa y cuyos dirigentes son personas decentes, por decir lo menos.
En Venezuela  rechazamos analizar el pasado, se nos pide solo mirar hacia el futuro, sin sacar conclusiones de lo ocurrido recientemente y por eso se repiten las equivocaciones como ahora que se utilizan los mismos argumentos que llevaron a la abstención.
Hay que discutir en voz alta los errores de estos 15 años que consolidaron a Chávez y pudieran salvar a Maduro. Para triunfar se requiere una unidad de hierro. Hoy válidamente la oposición combate en la calle y en el diálogo, en una lucha que requiere paciencia y sobretodo unidad, pero falta tanto una como la otra porque la conducta oficial despierta en el país ganas de salir a la calle para acabar de una vez con el socialismo del siglo XXI, olvidando que no solo se trata de reemplazar a un régimen sino de establecer una democracia que respalde 90% de los venezolanos, un gobierno estable que tome medidas económicas que serán impopulares como la liberación del control de precios y de cambios.

martes, abril 15, 2014

Fernando Mires – LOS CINCO PARTIDOS DE LA REALIDAD VENEZOLANA


Cuando hablamos de partidos políticos hay dos posibilidades. O nos referimos a las organizaciones nominales, por muy insignificantes que sean, o a las “partes” en las cuales se encuentra dividido el espectro político. No siempre, ni siquiera en las democracias avanzadas, lo uno coincide con lo otro.
En los EE UU por ejemplo, hay demócratas más conservadores que los republicanos; y viceversa. En Alemania hay socialcristianos más sociales que los socialistas; y así sucesivamente. Hay países en que las partes son más que los partidos y otros en los cuales los partidos son más que las partes. En el caso de Venezuela las partes son evidentemente menos que los partidos inscritos. ¿Cuántos partidos-partes hay en Venezuela? Ese es el tema que tratará de dilucidar este texto.
En Venezuela hay aparentemente solo dos partidos-partes: El chavismo y el antichavismo. Partiendo de esa premisa casi todos los comentaristas nos hablan de una sociedad altamente polarizada. Pero, como suele suceder, las apariencias engañan. La verdad es otra: en Venezuela no hay ninguna organización o persona que durante un periodo no electoral esté en condiciones de representar a esas dos supuestas partes. La razón es obvia pero no visible: en ese país hay dos frentes, pero hay más de dos partes políticas.
Alguna vez habrá que llegar a la conclusión de que la política de Venezuela no sólo está dividida, lo que es normal, sino, además, fragmentada, lo que es aún más normal
Los dos partidos “chavistas”
Las partes chavistas aparecen bajo la luz pública más unidas que las no chavistas, lo que no debe extrañar: Están ligadas por un destino común, a saber, el gobierno que comparten. No obstante, las diferencias entre esas partes son cada vez más visibles pues tienen  que ver con la propia composición orgánica del chavismo.
El chavismo, hay que comenzar diciendo, nunca fue un todo unitario. Por el contrario, siempre ha sido una hidra de por lo menos dos cabezas representadas en dos partidos-partes a las que llamaremos de modo provisorio la parte militarista tradicional y la parte ideológica- castrista. Sobra decir que cada una de esas partes supone ser depositaria de “el verdadero chavismo”.
Ambos partidos-partes son, por cierto, militaristas. Pero se trata de dos militarismos diferentes: el primero corresponde con ese militarismo latinoamericano formado en el siglo XX (cuartelero, golpista). El segundo es el militarismo de tipo castrista de acuerdo al cual el Ejército se encuentra controlado por una clase (nomenklatura) burocrática e ideológica representada por un partido-Estado, tal como sucede en Cuba y Corea del Norte. O dicho así: una parte supone que el Estado debe estar sometido al Ejército y la otra, que el Ejército debe estar sometido al Estado, siempre y cuando, por supuesto, ese sea el Estado chavista. Y bien, por decisión de Chávez tomada “casualmente” en la Habana poco antes de irse de este mundo, la parte-castrista se hizo del poder representativo a través de Maduro.
Desde el punto de vista constitucional a quien correspondía ejercer transitoriamente las funciones de mandatario era al presidente de la Asamblea Nacional, el militarista-tradicional (y ex-golpista) Diosdado Cabello. Pero, como suele suceder, los chavistas se pasaron la constitución por el “paltó” (Chávez dixit). La decisión de Chávez era para ellos sagrada y por lo mismo situada por sobre la Constitución y las Leyes.
Ahora bien, Chávez, en tanto militar tradicional y en tanto militar castrista, fungía como eje de integración entre esos dos partidos de su movimiento. Y esa integración, como ocurre en política, solo podía realizarse de modo simbólico, es decir, Chávez, si quería mantener unido a esos dos partidos, debería hacerlo a través de una representación de tipo populista. Y bien, ese tipo de integración se fue con Chávez y no regresó con Maduro. Con Maduro no se acabó el chavismo pero sí el populismo chavista.
Maduro es un genuino representante de la fracción castrista del movimiento chavista pero no lo es de todo el movimiento. Por supuesto, intenta serlo. Por ejemplo, imita el lenguaje de Chávez hasta el absurdo, o usa camisas con botones y jinetas que simulan las charreteras del militar que nunca fue. Pero lo que a ningún buen observador escapa, es que la parte nacional-militarista no se contenta bajo Maduro con el rol subalterno que ocupó durante Chávez e intenta obtener cada vez una mayor cuota de representación. En gran medida ya la ha obtenido a través de la llamada Junta Cívica Militar.
La Junta Cívica Militar es una instancia colegiada –anti-constitucional, por supuesto- destinada a coordinar a los dos partidos chavistas en el poder. O dicho de modo taxativo: En Venezuela existe una “dualidad de poderes”, pero al interior del Estado.
A un lado el poder castrista, cuya cabeza visible es Maduro. Al otro, el poder militar tradicional, cuya cabeza visible es por el momento Diosdado Cabello. Este último, además, ha terminado por militarizar a la propia Asamblea Nacional, donde abusando de una mayoría nominal pero no real, hace y deshace como si él fuera un general y sus diputados un batallón de guerra. Pero ese es solo un signo. El hecho objetivo es que el poder militar-tradicional ha copado a una parte no pequeña del aparato estatal.
Bajo la luz de estos enunciados es posible entender entonces por qué Maduro se refiere siempre al peligro de un golpe de Estado. Si hay un golpe, éste nunca podrá provenir de la oposición porque la oposición es civil. Si hay un golpe, éste solo puede provenir del partido militar tradicional del chavismo. Esa es la razón por la cual Henrique Capriles ha reiterado: “Lo peor que puede suceder en Venezuela es un golpe de Estado”.
¿Cómo ha intentado Maduro conjurar la amenaza de un golpe interno? Hasta el momento del diálogo del 10 de Abril su estrategia fue la de ponerse el mismo a la cabeza de lo que algunos venezolanos llaman “golpe con cuentagotas”, eso es, respondiendo a las protestas estudiantiles con una feroz represión (ya van 41 muertos), enviando a prisión a líderes adversos, insultando sin descanso, destituyendo alcaldes elegidos por mayoría popular y -subordinándose al capitán Cabello- acatando la destitución ilegal de la diputada más votada del país, María Corina Machado.
En el marco de esa errática y –de acuerdo a sus propios intereses- errónea estrategia de Maduro, los grandes ganadores han sido los seguidores del partido militar. Por de pronto militares y para-militares se han adueñado de las calles. Hay estados como el de Táchira que parecen zonas ocupadas por un ejército invasor. De una u otra manera, el capitán Cabello se ha apoderado de espacios considerables del gobierno. Todo ello ha contribuido a la descapitalización política del partido (castrista) de Maduro. El apoyo internacional, a su vez, ya no luce tan sólido como antes. Incluso los aliados de UNASUR han impulsado a Maduro a buscar salidas políticas y no militares.
La disposición de Maduro para aceptar un debate público con una parte de la oposición obedece -en parte y sin duda- a la presión incansable de las demostraciones estudiantiles. Pero también –hay que decirlo- obedece a la presión internacional y probablemente a la de personeros del propio PSUV. Solamente así nos podemos explicar por qué cada vez que Maduro y los suyos han enviado señales a la oposición, ha aparecido de inmediato Cabello con acciones y palabras destinadas a destruir cualquiera posibilidad de diálogo.
Desde el punto de vista de su partido interno, Cabello actúa con suma eficacia. La re-politización del conflicto amenazaría la posibilidad de que la dualidad de poder al interior del Estado se resuelva a favor del partido militar-tradicional. O dicho de otra manera: Cabello solamente puede fortalecer sus posiciones internas en el marco de la más extrema polarización. Como adujo Ismael García: “Diosdado Cabello es nocivo para la paz en Venezuela porque representa lo peor y más violento del gobierno de Maduro”.
Y bien; este es el contexto en el cual deberemos entender la aparentemente insólita ¡y pública! recomendación del ex- presidente brasileño Lula, a Maduro: la de que trabaje para formar una coalición de gobierno con el sector más “moderado” de la oposición. Y como Lula no es un recién llegado a la política, sino uno de los más experimentados políticos de la región y además, buen conocedor de la política venezolana, debemos leer lo que él dijo con atención.
Primero, Lula dijo “trabajar”. Con ello ha señalado que un gobierno de coalición entre Maduro y la oposición no lo ve como alternativa inmediata, sino como salida “centrista” a mediano o largo plazo, esto es, como el resultado objetivo de dos fuerzas que han terminado por agotar sus medios de lucha sin que ninguna pueda declararse vencedora sobre la otra.
Segundo, “trabajar” significa para Lula –al fin, un buen maquiavélico- dividir a la oposición en dos fracciones irreconciliables.
Tercero, y este es el punto más decisivo, “trabajar” significa para el zorro paulista distanciar al gobierno de sus fracciones más extremas, violentas y militaristas, las que en ningún caso aceptarían una coalición con ningún representante de la oposición. En otras palabras, significaría separar a la figura del capitán Cabello de cualquier lugar decisivo de gobierno, algo que por lo demás ya intentó, pero sin éxito, Hugo Chávez. A estas alturas, Lula debe ser para Cabello un enemigo muy peligroso.
Así nos explicamos por qué durante el debate público del 10-4, cuando Capriles hablaba, Cabello se dedicó, como si fuera estudiante travieso, a enviar twitters a los suyos bajo el epíteto “el asesino Capriles”. Evidentemente, Cabello intenta dinamitar, no a Capriles, sino a la posibilidad de la apertura de Maduro hacia un sector de la oposición. Fácil es entender entonces por qué la oposición en su conjunto, comprendiendo el juego que se trae consigo el capitán, ha decidido señalar a Cabello como el principal enemigo de la democracia venezolana. Razones sobran. Un verdadero entendimiento político deberá pasar por la marginación política de Cabello.
Eso probablemente lo sabe Cabello. Y se las va a jugar para que la propuesta de Lula no ocurra jamás. Sus cartas no son tan malas: tiene aliados directos dentro del chavismo castrista e indirectos -minoritarios por cierto, pero los tiene- en la propia oposición. Afirmación que lleva inevitablemente a analizar el campo de la oposición donde, al igual que en el chavista nos encontramos con dos partidos-partes.
Los dos “partidos” de la oposición
Como en el caso del campo chavista, los dos partidos-partes de la oposición serán designados con denominaciones provisorias. A uno lo llamaré, en alusión a la consigna central que dio origen a las movilizaciones de 2014, como “el partido de la salida”. Al otro, de acuerdo al tronco que lo une (MUD) como “el partido de la unidad”.
El “partido de la salida” existía en estado latente al interior de la oposición. Pero desde Febrero de 2014, a partir del llamado convocado por el trío López /Machado/ Ledezma, comenzó a existir de modo manifiesto, como rama desprendida del conjunto de la oposición.
Al no ser explicada en su real sentido (la verdad es que todavía nadie la ha explicado) dicha “salida” fue entendida por el gobierno como un llamado directo a la insurrección y, para los sectores “cabellistas”, como oportunidad para sustituir la demarcatoria política por una militar. Además, ese llamado fue realizado sin consultar a la que había sido la conducción de la oposición. Por si fuera poco fue hecho en un momento en que el conjunto de la oposición estaba reponiéndose de una contienda electoral alcaldicia en la cual habiendo alcanzado una alta votación, no había logrado su objetivo estratégico, a saber, una mayoría absoluta de tipo plebiscitaria.
El mismo Capriles se vio sorprendido por el repentino llamado a la “salida” al que al comienzo calificó como una maniobra hecha a sus espaldas. Si así fue, resulta evidente que los “salidistas” no solo intentaban un cambio de orientación, sino también un relevo en el liderazgo de la oposición pasando, por supuesto, por una ruptura con la MUD a la que muchos de ellos consideran un organismo burocrático puramente electoral.
Afortunadamente los estudiantes, más cerca de la realidad que el trío convocatorio originario, entendieron a “la salida” como un “salir” a las calles a protestar por diferentes motivos, los que en Venezuela sobran.
Con el tiempo el sentido de la consigna originaria se fue diluyendo hasta el punto de que hoy casi nadie, ni siquiera “el salidismo”, habla de “la salida”. Las tareas que plantean las protestas en la calle han pasado a ser más reales y concretas: entre otras, disolución de los grupos de choque para-militares, liberación de los presos políticos, independencia de los poderes públicos.
La movilización callejera, a pesar de la virulencia con que ha sido combatida desde el gobierno, ha ido tomando un sentido que -para emplear una terminología clásica- es más reformista que revolucionario. O para decirlo en los términos de Luis Vicente León, para la gran mayoría de los opositores no se trata de un cambio de gobierno sino de un cambio en el gobierno. Eso quiere decir, limar las uñas más agresivas de los dos militarismos que conforman el régimen.
Como es posible observar, el movimiento de protesta venezolano se encuentra bifurcado en las dos líneas que han marcado a todos los grandes movimientos políticos desde que en Francia los jacobinos se impusieron a los girondinos, en Rusia los mencheviques a los bolcheviques y en Europa occidental los socialdemócratas a los comunistas. El antagonismo entre moderados y radicales, si no es una ley, pareciera ser una constante de la historia. A veces se imponen unos; a veces se imponen otros.
Como suele suceder, el radicalismo de “la salida” sigue una línea más épica que política. Sus dos líderes, Leopoldo López y Corina Machado han asumido la lucha con una pasión que linda con el heroísmo. En honor a ambos hay que consignar que ninguno ha hecho jamás una apología de la violencia. Por el contrario, los dos han acentuado el carácter pacífico y constitucional del levantamiento al que han convocado.
De la misma manera, ni López ni Machado se han pronunciado en contra de las elecciones. No podrían hacerlo puesto que, aún si hablamos de la “salida” -sea un referendo revocatorio, una asamblea constituyente, o un adelantamiento de comicios- esta tendría que ser electoral. Esa es la razón por la cual, si hemos de creer en las últimas encuestas, aunque la mayoría de las personas consultadas ven en el “reformista” Henrique Capriles el líder indiscutido, también la mayoría considera la prisión de Leopoldo López y la destitución de Corina Machado como injusticias de enormes dimensiones.
A la represión desatada por Cabello/ Maduro le han salido casi todos los tiros por la culata. De ahí que Maduro, en contra de Cabello, ha optado por pensar la recomendación de Lula y de sus amigos continentales. En ese sentido el debate-diálogo no es una táctica de Maduro, en ningún caso una concesión ni mucho menos un obsequio. Maduro –hay que decirlo de una vez- ha sido obligado a dialogar. Obligado incluso –sutil paradoja de la historia- por aquellos sectores de la oposición que más se oponen al dialogo.
En peligrosa consonancia con el partido del capitán Cabello, algunos “salidistas” han levantado una política anti-diálogo. Su argumento principal es que se trata de un circo destinado a lavar la cara del gobierno. Pero, aunque fuera así, un lavado de cara significaría un cambio civilizatorio en la política de gobierno, un cambio que solo puede favorecer al conjunto de la oposición.
Henrique Capriles y Henri Falcón, siempre cautelosos, han señalado no ver contradicción entre protesta y diálogo. Tal vez les faltó decir que un verdadero diálogo solo puede resultar de las protestas. Un diálogo sin protestas sería caer en el colaboracionismo. Protestas sin diálogo llevan en cambio a un callejón sin salida. La dialéctica protesta-diálogo es la que mejor se adecua a las circunstancias políticas por las cuales atraviesa Venezuela. Renunciar al diálogo (o debate) significaría renunciar a buscar salidas (sí; escribo salidas) políticas a las protestas.
Capriles y la gente de la MUD, es decir, los miembros del partido unitario, saben con toda seguridad que no dialogan con interlocutores muy democráticos. A pesar de que no obedece a la línea militarista “clásica” de Cabello, el partido de Maduro es castrista, es decir, antidemocrático por definición. Tanto Maduro como la gente que lo rodea imaginan que no están ahí para realizar un buen gobierno, sino para cumplir una misión sagrada asignada por la historia. Están convencidos, además, de que toda la oposición está formada por agentes del imperio. Pero aún así, ha habido ocasiones en la historia en las cuales el instinto de supervivencia ha predominado por sobre cualquiera ideología. Acerca de ese punto vale la pena intentar una breve digresión.
Ha habido dictaduras mucho más sólidas que la del gobierno de Maduro quien se ha visto en la necesidad, no por él buscada, de abrirse y contemporizar con sus enemigos. Vale la pena recordar que aún la dictadura franquista de sus últimos tiempos experimentó grietas que llevarían a la transición.
Adolfo Suárez no nació al día siguiente de la muerte de Franco. Mientras Franco agonizaba, Suárez llevaba a cabo conversaciones (diálogos) con sectores de la oposición. Incluso, fracciones del Opus Dei, partidarias del ingreso de España a la Europa moderna, habían logrado ya neutralizar a la eminencia gris de Franco, el terrible Carrero Blanco, antes de que éste fuera ejecutado por la ETA.
Del mismo modo, una de las dictaduras más terribles que ha asolado Latinoamérica, me refiero a la de Pinochet en Chile, se vio obligada a bajar sus niveles de represión cuando aparecieron síntomas de desgaste. A la hora del plebiscito la gran mayoría de la clase política exiliada había regresado al país. Una parte de la prensa abría sus páginas a la oposición. Todavía se recuerda al “dedo” televisivo, acusatorio y valiente de Ricardo Lagos. Tenían lugar demostraciones públicas y reuniones cerradas de partidos. El laureado filme NO, lo evidenció muy bien.
En ninguno de ambos casos, ni en el franquista ni en el pinochetista, la apertura fue un regalo de las dictaduras. Todo lo contrario, las dictaduras fueron obligadas a abrirse, de modo que ya no son pocos quienes opinan que en ambos casos, la transición –aunque parezca paradoja – comenzó antes de la transición.
Un caso contrario es el de Cuba, donde las aperturas económicas no han sido acompañadas con aperturas políticas significantes. Pero también hay que decir que mientras la política del “mazo dando” llevó en Cuba al aniquilamiento de la oposición, la oposición de Venezuela, con más tradición, capacidad de lucha y sentido unitario, ha sabido resistir, hasta el punto de obligar al régimen a que la reconozca, no solo en elecciones, sino al nivel del debate público. ¿Imagina alguien un debate público en el cual Yoani Sánchez pudiera decir “cuatro verdades” a Raúl Castro? ¿No sería esa una gran conquista de la oposición cubana?
La MUD, con todas sus deficiencias -entre otras no haber sabido reconocer a tiempo el momento de las protestas callejeras- es una obra de arte en materia de política unitaria. Además, está mejor posicionada socialmente que el partido “salidista”, el cual entusiasma mucho a los suyos pero suma poco entre los no suyos. No por casualidad el propio Leopoldo López, poco antes de ser encarcelado, intentó asumir una postura socialdemócrata; y esa es la de la MUD.
Capriles, a diferencia de los líderes del “salidismo”, tiene mejores posibilidades que Machado o López para acceder a sectores no privilegiados y clientes del “chavismo social”. Además, por su carácter esencialmente dialógico, es tal vez el único político que tiene posibilidades de penetrar el campo hasta ahora inexpugnable de los “ni-ni”. Puede incluso que alguna vez aparezca una salida. Pero esta aparecerá como producto de la suma y no de la resta de fuerzas; de la unidad y nunca de la división.
El partido número 5
Si estamos utilizando el concepto de partido para nombrar a las partes políticas que dividen a la realidad venezolana, hemos de referirnos al movimiento estudiantil. Porque son los estudiantes quienes están cargando el peso de las protestas sobre sus espaldas. Sin los estudiantes no habría habido protestas. Sin los estudiantes no habría habido debate ni diálogo. Sin los estudiantes no habrá democracia.
A diferencia de los partidos tradicionales, el partido-estudiantil no aspira a hacerse del gobierno ni lucha por obtener posiciones de poder en el Estado. Por cierto, algunos de los jóvenes que hoy actúan serán mañana políticos de profesión, pero lo serán como representantes de otros partidos y no de los estudiantes.
La lucha de los estudiantes está desprovista de estrategias pre-concebidas y por lo mismo no está sometida a cálculos precisos. Por eso mismo no puede ser una lucha muy ordenada. Los estudiantes no son militantes ni militares que obedecen a un comando único. Eso no significa que la estudiantil es una lucha no racional. Significa solamente que esa racionalidad no es la misma que la de las organizaciones políticas, tradicionales o no.
Los partidos y sus ideologías están presentes entre los estudiantes y atraviesan a todo el movimiento, pues ningún estudiante vive en una isla. Pero a la vez, el conjunto del movimiento sigue líneas autónomas que no coinciden con las de los otros “partidos”. La razón es la siguiente: las luchas estudiantiles representan el principio de la rebelión, y toda rebelión es antes que nada negación de un determinado orden establecido.
No obstante, la lucha estudiantil no es absolutamente desinteresada. Los estudiantes luchan antes que nada por su universidad. Y como la universidad es un centro del saber y no un centro del poder, los estudiantes luchan por el derecho a saber, es decir, por el derecho a conocer, a pensar, a discutir, en breve: por el derecho a ser.
No quieren los estudiantes ser pensados por ninguna ideología, ni sometidos a ningún otro poder que no sea el que ellos mismos se dan. En ese sentido la lucha de los estudiantes es predominantemente ética y por lo mismo coincidente con todas las que surgen en defensa de la autonomía ciudadana. En breve, las estudiantiles son luchas a favor de la sociedad civil. A través de los estudiantes, la sociedad civil se defiende a sí misma.
Las rebeliones venezolanas son un eslabón más en la ya larga cadena conformada por la defensa estudiantil de la democracia. Ya sea contra Gómez, contra Pérez Jiménez, contra Chávez o contra Cabello/Maduro, han sido los estudiantes, si no los actores principales, los actores iniciales. Son ellos los que aún en los momentos de mayor derrota volverán a comenzar. Las luchas de los estudiantes no tienen final, siempre regresan.
La de los estudiantes venezolanos no es una lucha aislada ni dentro ni fuera del país. Mucho menos en este siglo XXl en el cual los estudiantes elevan sus protestas en diversos lugares del mundo, siempre allí donde la Universidad, y con ello, la sociedad civil, se encuentra amenazada.
En el Irán de 2009 fueron los estudiantes quienes se levantaron en contra de una teocracia que quería convertir a las universidades en templos de la ignorancia. En Túnez, en Egipto y en Siria de 2011, fueron los estudiantes quienes se levantaron en contra de las dictaduras de la región. También en el Chile de 2011 los estudiantes se levantaron en contra de proyectos destinados a convertir a las universidades en apéndices de las empresas. 

En la Venezuela de 2014, continuando las jornadas del 2007, los estudiantes se levantan en contra del proyecto castro-chavista destinado a someter a la sociedad civil al dictado de los cuarteles. En todos estos países han sido los estudiantes quienes han representado el principio de la libertad. La misma libertad por la cual no pocos ya han perdido el don mas valioso que nos ha sido dado: la vida.

jueves, abril 10, 2014

En plena crisis: incluyen el Estado comunal y al poder popular en reforma a la constitución de Mérida

AVN / Mérida, 09 Abr. AVN.- El Consejo Legislativo del estado Mérida (Clem) discutió y aprobó el capitulo ocho de la reforma a la Constitución del estado Mérida, con la cual se hace efectiva la incorporación del Estado comunal y las organizaciones del poder popular organizado como factores inherentes a la gestión de Gobierno.

Evelyn Quintero, Coordinadora del Área de Participación y Atención al Ciudadano del Clem destacó este miércoles el carácter innovador de la nueva carta magna en lo concerniente al poder popular.

"La nueva Constitución tendrá un capitulo sobre el poder popular, los consejos comunales y las comunas, organizaciones que forman parte de la nueva estructura del Estado", resaltó Quintero, en referencia al capitulo reformado de la constitucional regional.

Destacó que este cambio establece que las alcaldías deben apoyar la conformación y desarrollo de las organizaciones del poder popular, así como a transferir competencias en la administración y gestión de recursos e infraestructura.

"Todos los organismos estadales y municipales deberán promover políticas de apoyo para el fortalecimiento del poder popular en organizaciones como consejos comunales, comunas, movimientos y colectivos sociales", resaltó Quintero.

Destacó que la nueva carta magna regional está en sintonía con la política gubernamental venezolana de promover la conformación de un Estado Comunal que garantice la transición del sistema capitalista hacia un sistema socialista cimentado en valores y paradigmas de solidaridad, humanismo y conservación de la vida en el planeta.

La participación del poder popular organizado, los modos de producción y la definición de las vocaciones productivas prioritarias del estado son algunos de los aspectos contemplados en la nueva carta magna para el estado Mérida que discute actualmente el Consejo Legislativo de Mérida.

La discusión y consulta popular para la reforma de la Constitución del estado Mérida sancionada en 1995 se inició el año pasado, con el objetivo de recabar y sistematizar todas las propuestas necesarias para la adecuación de la carta magna estadal a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999.

lunes, marzo 03, 2014

SOBRE LA CRISIS VENEZOLANA DE FEBRERO DE 2014


 

Venezuela ha entrado en una crisis de gobernabilidad, acelerada por el tratamiento autoritario y represivo; por parte del gobierno a las protestas estudiantiles. Y así, un país que ya mostraba un amplio y creciente descontento popular ante la manifiesta incapacidad estatal para atender problemas como: la alta inflación (56% al cierre de 2013), la escasez de alimentos, la carestía y los altos índices de inseguridad pública entró en una espiral conflictiva. La crisis detonó una urgente necesidad de diálogo. Esta posibilidad de diálogo podría ser rebasada por la consolidación de un clima de incertidumbre y polarización.
El mes de Febrero dejó un lamentable saldo de 17 fallecidos, cientos de heridos, 33 denuncias de tortura y 772 detenidos, aproximadamente. Aún así, el gobierno de Nicolás Maduro no pudo detener la secuencia de las manifestaciones estudiantiles y populares. Ni el uso inadecuado y excesivo de la fuerza pública (incluso militar en los estados andinos de Mérida y Táchira), ni la participación de colectivos para-policiales, ni la censura de medios informativos nacionales e internacionales han detenido la multiplicación de protestas populares en toda la geografía nacional y el surgimiento de expresiones extremistas.
La crisis venezolana finalmente despertó interés en la comunidad internacional, que de manera casi unánime ha comenzado a exigir el respeto a los derechos humanos, el cese a la violencia y el establecimiento del diálogo entre las partes para alcanzar la paz. El canciller Elías Jaua realizó una gira por los países miembros de UNASUR con el objetivo de conseguir apoyo político de sus aliados. Dicha gira incluyó finalmente a la ONU, donde no pudo evitar el llamado a un verdadero diálogo con la oposición venezolana.
En esta coyuntura, los sectores democráticos se presentan con la fuerza y la posesión de la calle; pero con una clara dispersión en sus propuestas y objetivos. El movimiento estudiantil ha impulsado desde un principio, un conjunto de reivindicaciones democráticas que ha venido variando de acuerdo a la represión recibida del régimen. Por otra parte, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD),  Henrique Capriles y más recientemente, Leopoldo López han contribuido al fortalecimiento de una agenda de exigencias para acudir a un diálogo basada en la mediación; tales como: la liberación de los detenidos políticos y los estudiantes, el respeto a los derechos humanos, la aplicación de la justicia frente a los excesos policiales, el desarme de los grupos para-policiales y la renovación constitucional de los poderes vencidos; entre otros aspectos.
El gobierno de Maduro -muy presionado por las circunstancias-, ensayó un llamado al diálogo; mediante la denominada la “Conferencia Nacional de la Paz”, reunida en el Palacio de Gobierno y  que pese a contar con la participación de algunos factores representativos del empresariado nacional (como FEDECÁMARAS), no pudo convencer a los actores políticos democráticos de su autenticidad. La “Conferencia Nacional de la Paz” terminó de perder credibilidad en buena parte del país; luego que el gobierno venezolano continuara con su política de represión a las manifestaciones estudiantiles. En otras palabras, esta primera iniciativa gubernamental de diálogo careció de la credibilidad, la convocatoria y el liderazgo necesario; entre otras razones, por el continuo proceso de debilitamiento y deterioro sufrido por las institucionales públicas venezolanas.  
Todo pareciera indicar que habrá una prolongación del clima de protesta generalizada en el país. Sin embargo, la delgada línea entre la protesta pacífica y la violencia podría traspasarse en el momento menos pensado, con consecuencias irreversibles; incluyendo sorpresas para aquellos factores que se atribuyen tener la mayoría política en país. La protesta sin propósitos contribuye a brindar oxígeno al actual gobierno y, además desgasta la acción de los factores genuinamente democráticos. La paradoja en todo esto, es que el diálogo lo necesita tanto el gobierno que trata de conseguir el reconocimiento de sus seguidores y del resto de la sociedad; como una oposición democrática que aspira restablecer la constitucionalidad en el país.
La violencia y la represión han fracasado en Venezuela. Eso queda claro. Por lo demás, una sociedad polarizada sólo conviene a quienes posean una visión simplista, extremista y totalitaria de la vida.  Ahora, corresponde el turno a los verdaderos demócratas.
@migonzalezm

Rodrigo Peraza: Gobierno otorga los recursos de acuerdo al modelo-clientelar partidista


Enrique Meléndez / especial Noticiero Digital / 2 mar 2014.- El economista Rodrigo Peraza, ex director de la antigua Oficina Central de Presupuesto, afirma que “en la distribución de recursos desde el gobierno central a las regiones priva el color partidista”.
“Seguirá privando el color partidista, pues conceptualmente el gobierno nacional privilegia y se fundamenta en el clientelismo político-partidista para otorgar recursos y gestionar políticas públicas. Ese modelo clientelar de repartición de los recursos públicos lo justifica el gobierno en la construcción de la sociedad socialista en Venezuela”.
A continuación la conversación del Rodrigo Peraza con el periodista Enrique Meléndez de Noticiero Digital:
El jefe de Estado manifestó que el Consejo Federal de Gobierno aprobó 28 mil 959 millones de bolívares, para el desarrollo social y económico del país. ¿Esos recursos forman parte del presupuesto nacional o tienen el carácter de adicionales?
-El monto asignado en el Presupuesto Original 2014 para el Consejo Federal de Gobierno alcanza a Bs 28.960 millones, distribuidos así: Apartado para los estados, Bs   10.715; Apartado para el Poder Popular, Bs. 8.688; Apartado para los municipios, Bs  8.109; Apartado para fortalecimiento Institucional, Bs 1.448.Ello significa que lo recientemente anunciado es simplemente una ratificación de lo ya incluido en el Presupuesto Original 2014 y no un crédito adicional.
El vicepresidente Jorge Arreaza será el encargado de recibir las propuestas de gobernadores y alcaldes, para realizar ajustes a los proyectos aprobados, siempre y cuando sean para “impactar la vida social de cada estado”. ¿Usted cree que hay un cierto condicionamiento de carácter político en este pronunciamiento?
-De acuerdo a algunas informaciones que hemos obtenido de funcionarios de algunas gobernaciones y alcaldías,  ciertamente existen preferencias con las gobernaciones y alcaldías afectas al gobierno y castigo para las de oposición con especial saña hacia el estado Miranda y la Alcaldía Metropolitana de Caracas. Por otra parte,  hay condicionamiento de carácter ideológico (Plan de la Patria, construcción del Socialismo) y político (implementación de pseudo-baremos técnicos para evaluar proyectos).
¿Usted cree que seguirá privando el color partidista a la hora de otorgar los recursos?
-De acuerdo  a la manera como se ha procedido en estos 14 años todo hace inferir que sí, y lo peor: se politizó una institución de gran tradición técnica, de carácter apolítico y con valiosos profesionales como la Oficina Nacional de Presupuesto (ONAPRE), al punto que sus funcionarios son obligados a realizar actividades netamente político partidistas como asistir a las marchas, reuniones y que convoque el partido de gobierno so pena de despido. La práctica se asemeja al estilo de los listeros que llevan una carpeta con los nombres  y van pasando lista. Esto es humillante y genera repulsa.
-Seguirá privando el color partidista, pues conceptualmente el gobierno nacional privilegia y se fundamenta en el clientelismo político-partidista para otorgar recursos y gestionar políticas públicas. Ese modelo clientelar de repartición de los recursos públicos lo justifica el gobierno en la construcción de la sociedad socialista en Venezuela.
Según el presidente Maduro, los recursos que otorga el Consejo Federal se invierten en obras de vialidad, educación, salud y seguridad; no obstante la ciudadanía se queja por el estado de precariedad, que presenta cada uno de esos sectores. ¿Es real la inversión, en ese sentido?
-En efecto, eso es lo que establece la Ley, pero la realidad pareciera indicar otra cosa; en Venezuela no existe la rendición formal de cuentas y menos la evaluación de resultados por la utilización de recursos públicos; lo que sí vemos es cómo se amañan informes cuando se quiere  condenar a alguien.Si vemos el informe anual de la Contraloría General de la República se aprecia su baja calidad y la vaguedad de la presentación de los casos que reportan. Esta es otra institución venida a menos, con alta rotación de personal que se marchan por los bajos sueldos, los paupérrimos viáticos cuando salen de comisión y el riesgo que corren  al investigar casos de corrupción. El problema en el presupuesto de capital son los inadecuados e ineficientes mecanismos de rendición de cuentas y auditoría (control posterior) que impiden evaluar la ejecución financiera y/o la ejecución física de cada proyecto. Por otra parte, mucha de la inversión en estos aspectos atiende a intereses puntuales de cada sector sin considerar las prioridades. A esto hay que agregar, los déficits acumulados de sector que cada día se acrecientan y exigen una utilización óptima de la inversión. En mi opinión, hace tiempo que  el Estado ha sido superado ampliamente tanto por la crisis de inversión como por la necesidad de atender, de manera eficaz, la demanda de resolución de conflictos y asuntos de interés colectivo.
Mientras las alcaldías reciben 8.108 millones de bolívares, el poder popular recibirá 8.687 millones de bolívares. ¿Acaso el poder popular rinde cuentas en qué invierte estos recursos?
-Primero, existen unos criterios para distribución de los recursos del Consejo Federal de Gobierno (CFG), por medio de Fondo de Compensación Interterritorial (FCI) y que tendría que revisarse en algún momento. Segundo, el denominado “poder popular” está constituido por los consejos comunales, fundamentalmente, que están conceptualizados como sector privado en el presupuesto del Consejo Federal de Gobierno. Lo que quiero destacar es que, de esta manera, el gobierno privatiza, mediante estas transferencias al sector privado –consejos comunales = poder popular- parte del presupuesto de inversión, sin que necesariamente responda a criterios de coordinación político-territorial; y sin aplicación de manera adecuada de mecanismos de control de la gestión y resultados sobre el uso de esos recursos.
¿Qué conoce usted sobre el presupuesto paralelo que mantiene el Gobierno nacional? ¿De qué tamaño es y qué tipo de contraloría se la hace?
El inolvidable Prof. Domingo F. Maza Zavala  en reiteradas ocasiones dejó patente su preocupación por la existencia de varios presupuestos, esto es, la dispersión de los recursos que utiliza el gobierno en su gestión financiera, económica y social. Un primer presupuesto es el que cada período fiscal aprueba el Poder Legislativo. Un segundo presupuesto es el que se forma con los créditos adicionales, que en los últimos  años casi han duplicado al primero (en 2013 el Presupuesto Original fue de 393 mil 397 millones de bolívares y terminó  en 722 mil 892 millones, es decir, 84% por encima); estos créditos adicionales se financian de manera misteriosa, ya que sólo se publica en la Gaceta Oficial el uso, si bien se conoce que lo hacen con recursos de los innumerables fondos que creó el anterior presidente; cuando rompió el principio de la unidad del tesoro. Esto además, tiene la malévola intención de no dejar explícitos los ingresos adicionales de carácter ordinario,  20% de los cuales le deben ser entregados a las gobernaciones y alcaldías. Un tercer presupuesto surge de los ingentes recursos que le transfieren al Fonden PDVSA  y el BCV.El cuarto y último lo conforma PDVSA  al ser obligada a cumplir funciones diversas al margen de su misión. Algunos de los presupuestos mencionados se formulan y ejecutan al margen de los mecanismos institucionales de control de gestión, información pública y rendición de cuentas.  La sociedad venezolana  tiene que rechazar esta opacidad.
El presidente Nicolás Maduro anunció el pasado viernes 21 que nombró a Nelson Merentes gobernador ante el Fondo Monetario Internacional. ¿Eso significa que se echan para atrás 15 años de política económica anti neoliberal?
-No lo creo. Esto es una rutina administrativa, ya que el Convenio Constitutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) en su Artículo XII, Sección 2, referido a la Junta de Gobernadores, en su literal a) establece que “Corresponden a la Junta de Gobernadores, además de las facultades que con arreglo a este Convenio le están expresamente asignadas, todas aquellas que no estén atribuidas al Directorio Ejecutivo o al Director General. La Junta de Gobernadores estará formada por un gobernador titular y un suplente nombrados por cada país miembro en la forma que éste determine. Los gobernadores titulares y los suplentes desempeñarán sus cargos hasta que se haga un nuevo nombramiento.” La Ley del Banco Central de Venezuela, reformada en 2010, determinó en su Artículo 10, numeral 4, que son funciones del Presidente del BCV: “Representar al Banco Central de Venezuela en las instituciones y organismos nacionales e internacionales en los que se prevea su participación, sin perjuicio de que pueda delegar temporalmente este representación …”.

Lic. Enrique Meléndez, periodista.

Noticiero Digital